LLorar, Reír, Vivir

Llorar puedo porque estoy viva

A veces toca llanto, no sólo Risa. Llorar desesperadamente, desconsoladamente, profundamente, sintiendo que salen con cada alarido emociones por largo tiempo retenidas supone una liberación, al igual que la Risa. Llorar desbloquea y descarga, el poso que deja en el cuerpo una buena llorera es sereno, tranquiliza, libera, calma.

llorar-papillonasLlorar renueva, deja salir todo lo contenido, limpia lo que no sirve, lo que hace daño para dejar paso a lo nuevo. Llorar es como sacarte de encima un peso, una carga pesada que aprisiona, que quita espacio. LLorar es como cuando llegas a casa deseosa de quitarte unos zapatos que rozan, aprietan, molestan y duelen y sientes el placer de liberarte de ellos, dar espacio a tus pies y librarles de ese yugo.

Nos han enseñado que Llorar es malo, es de débiles, sobre todo si se hace en público. Escóndete, que no te vean, como si los ojos hinchados y la nariz enrojecida tras una buena llorera puedan pasar fácilmente desapercibidos ante las miradas de cualquier curioso. Incluso a los niños puro llanto y pura Risa, les decimos continuamente no llores, sin ser conscientes que veladamente les estamos diciendo no te expreses.

Las lágrimas retenidas en unos vidriosos, el llanto ahogado en el pecho, los suspiros reprimidos en la garganta, esperan contenidos salir a la superficie. Ingredientes perfectos de un guiso que espera en silencio se encienda el fuego. Primero un fuego lento donde poco a poco asoman lágrimas, después, sin saber por qué, el fuego se aviva y al igual que el agua entra en ebullición, ese llanto escondido, tapado, desborda el recipiente del guiso y las lágrimas, el llanto y los suspiros fluyen libremente, a veces con tal ferocidad, que pueden llegar a apagar el fuego.

Y cómo los restos  que quedan en la cocina tras un problema de lo más doméstico, se secan los ojos, se serena el pecho, se respira profundamente y los suspiros se han ido. Se lava la cara con agua fresca, se suspira de nueva y ya, pasó. Se recoge la cocina y está como nueva.

La vida continúa, igual mañana el guiso sale mejor y no se quema o igual sí pero no pasa nada. Hay muchos días, unos para Llorar otros para reír, algunos para reír y Llorar, y siempre se pueden probar guisos distintos.llorar-2-papillonas

Dejemos que salga todo lo que llevamos dentro, no carguemos con lo que no pide ser llevado. Expresemos la Risa, el Llanto, la rabia, la pena, el orgullo, el miedo, la alegría. Esto nos hace más fuertes que vivir contenidos, sintiendo que llevamos un peso que no nos toca, sintiendo que no podemos ya con el peso de todo lo que cargamos a las espaldas.

Llorar es sano y es necesario. Las lágrimas limpian los ojos, el llanto abre el pecho y oxigena los pulmones, permite que salga la flema y el moco que nos congestiona, libera tensiones musculares y tranquiliza la mente. Por algo quedamos exhaustos tras una buena llorera.

Dejemos que los niños lloren puesto que lo necesitan  y lloremos los ya no tan niños que sin saberlo, lo necesitamos aún más. El Llanto, al igual que la Risa es inherente a la Vida. Lloramos porque nos pasan cosas y nos pasan cosas porque estamos vivos.


The following two tabs change content below.
Especialista en Fitoterapia, Terapia Corporal y Risoterapia.

Latest posts by Patricia García Esteban (see all)

4 comments on “LLorar, Reír, Vivir”

  1. Ana dice:

    Me encanta Patricia! Que cierto! Que bueno es llorar!!!

    1. Llora, llora q saca exceso emocional retenido.

  2. eudald carbonell dice:

    Relato limpio,sentido,vivido tambien emocionante.

  3. eudald carbonell dice:

    Brillante

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies